sertem_accidentes-850x300

Todos estamos expuestos a poder sufrir un accidente, de ahí la importancia de tenerlo cubierto con un seguro de accidentes. En una primera clasificación los seguros de accidentes forman parte de los llamados seguros personales, es decir, aquellos que están destinados a cubrir los riesgos sobre la vida humana, la integridad corporal o la salud.

En el Contrato de Seguro pueden establecerse los siguientes tipos de cobertura:

1.- Un capital en caso de fallecimiento accidental del asegurado, que percibirían los herederos legales o los beneficiarios designados en la póliza.

2.- Un capital en caso de incapacidad permanente y total, causada por accidente. Cuando se trate de incapacidad permanente parcial, el asegurador sólo pagará un porcentaje del capital asegurado para esta garantía, de acuerdo con la mayor o menor gravedad de la lesión y en función de una tabla o baremo que se especifica en las condiciones generales de la póliza.

3.- Una pensión diaria en caso de incapacidad temporal durante los días que el asegurado permanezca de baja a causa del accidente.

4.- Los gastos de asistencia sanitaria que precise el asegurado accidentado para su total curación, con los límites y condiciones que se estipulen en la póliza.