sertem_defensa_juridica

Cualquier empresario está continuamente expuesto al riesgo de que su empresa se vea inmersa en asuntos jurídicos que suponen gastos para la empresa. Los empresarios responsables sabrán valorar adecuadamente la conveniencia de asegurar ese gasto en muchas ocasiones elevado, o no asegurarlo y depender de los correspondientes profesionales del derecho cada vez que se enfrenten a un problema legal. Este tipo de seguro se configura como una forma de hacer que ese gasto no se dispare ante una eventualidad y ofrece, al mismo tiempo, una completa protección jurídica para la empresa.

No se trata solo de asesoramiento legal. El producto ofrece asesoramiento vía telefónica para cualquier cuestión del día a día. E incluso se puede contratar asesoramiento personalizado para poder acudir in situ al despacho de abogados para ser asesorado con mayor cercanía. Sin embargo, lo realmente interesante de estos productos es que cuando se produce una acción extrajudicial o judicial en la que se vea envuelta la empresa (como reclamante o reclamada, demandada o denunciada), están los gastos jurídicos pagados.

Esto tiene una ventaja enorme. Y es que normalmente las empresas no se atreven a defender sus derechos por dos motivos: nadie les garantiza el éxito de su reclamación y además, cuesta mucho dinero acudir a la justicia. Con el seguro de defensa jurídica las empresas saben que no tienen que enfrentarse al riesgo económico. La única duda que tendrán será si su reclamación tendrá o no éxito, pero no supone un sobrecoste para ellas, por lo que el empresario puede dedicarse a lo realmente importante, que es la gestión de su negocio.