oficinas

¿Qué coberturas incluye un seguro para oficinas?

Las coberturas de un seguro para oficinas puede variar de una compañía a otra. No obstante, las más frecuentes son la cobertura por daños materiales, el robo o hurto, los daños estéticos, avería de maquinaria, como por ejemplo los ordenadores, la responsabilidad civil o los accidentes personales.

Accidentes : Si un empleado de la oficina o personal externo que en ese momento se encuentre en ella sufriese un siniestro, esta cobertura se encargaría de la indemnización por los gastos sanitarios, la invalidez e incluso el fallecimiento.

Responsabilidad Civil: Esta cobertura se encarga de cubrir la explotación y los accidentes de trabajo, también cubre los siniestros que tengan los clientes que visiten la oficina para una reunión, por ejemplo. Puede incluir también otros servicios como la defensa penal o el pago de fianzas.

Daños Materiales: Con esta cobertura, el seguro se encarga de amortizar los gastos que pueda conllevar la reparación de los bienes afectados de la oficina con motivo de un siniestro.

Robo: Las coberturas por robo en el seguro de Oficinas suelen el robo del contenido como el dinero en efectivo y los cheques que se guarden dentro de la caja fuerte. Algunas pólizas incluso cubren el dinero que se encuentra en el domicilio del titular de la empresa cuando la oficina está cerrada.

Avería de la maquinaria: En caso de que los aparatos y equipos electrónicos como por ejemplo, los ordenadores, sufriesen daños internos, existen seguros de Oficinas que se encargan de cubrirlos.

Paralización de la actividad: En caso de que la oficina sufriese un siniestro que le impidiese continuar la rutina comercial de la empresa y paralizase el negocio, existen coberturas que se encargarían de indemnizar a los propietarios del negocio por el cese de la actividad. La compensación se produciría siempre y cuando el siniestro que la haya provocado se encuentre amparado por las coberturas de daños materiales y robo.

Antes de contratar un seguro para tu oficina es importante que compruebes las coberturas que ofrece cada compañía. De esta forma, evitarás adquirir un seguro que incluya servicios que no te convienen o no necesitas, consiguiendo tu póliza al mejor precio.