La Auditoria de Riesgos es el medio que facilita a la Dirección de la Empresa conocer la respuesta a cuatro cuestiones fundamentales:

¿Responderán eficazmente nuestras pólizas de seguros ante un siniestro grave?

¿Nuestra cartera de seguros adolece de carencias, limitaciones o exclusiones que puedan perjudicarnos en caso de un siniestro importante?

¿Estamos asumiendo algún riesgo de forma involuntaria por desconocimiento, imprevisión o infravaloración de las consecuencias?

¿Las primas que pagamos se corresponden con la situación actual del mercado asegurador?

 

Metodología:

Identificación y Análisis de Riesgos susceptibles de ocasionar daños o perdidas.

Auditoría de todas las pólizas en vigor:

Informe sobre la adecuación de la actual cartera de seguros.

Propuesta de mejoras para obtener un nivel óptimo de coberturas.

Sugerencias para la cobertura de otros riesgos y/o servicios no incluidos en la actual cartera de seguros.

 

Debemos conseguir transferir al Seguro la mayor cantidad de nuestros riesgos, desgraciadamente no podemos alcanzar el 100% puesto que no todo es asegurable, pero nuestra obligación como Directivo es reducir todo lo posible nuestra exposición al riesgo al mejor precio que el mercado nos ofrece, con plenas garantías.